Crónica Senior A - Racing de Ferrol

March 5, 2018

En el Adarve y con Víctor Cea hemos aprendido que tras un empate nunca puedes salir contento. Pero ayer, después de vivir una nueva segunda parte de película, miramos a la grada y sonreímos. Porque la gente del Del Bosque disfruta con cada minuto de Adarve, resguardados por los Cuatro Torres.

 

Ayer fue un día de mucha actividad, con alguna que otra baja en el equipo de prensa y más tareas de lo planeado, relacionadas con el mundo de la ferretería y la megafonía. Pero todo salió adelante con lo de siempre, ingenio e ilusión. Racing de Ferrol y Adarve comenzaron su choque de la mejor manera posible: rindiendo homenajes. El primero a Ignacio Echeverría y los siguientes a Quini y a Cecilio Rodríguez. Con tanta emoción, el cielo se portó y nos dejaría una mañana espléndida para jugar y ver jugar al fútbol. 

 

El inicio de partido fue para los lobos del Pilar, que arrancaron imparables con un inspirado Mateo y un dulce Berodia, a los que solo el árbitro les pudo negar el gol, por fuera de juego. Ante tal dominio rojinegro, el Racing tuvo que reaccionar, y a punto estuvieron de adelantarse en el marcador en el minuto 13 y también en el 18, encontrándose con un poderoso David de las Heras. Pasado el ecuador de la primera mitad, ambos conjuntos pisaron el freno, sabían lo que les esperaba en la segunda parte.

 

Tras el paso por vestuarios y la arenga de Javier Gutiérrez, su hincha de honor, los visitantes gallegos consiguieron dar el primer golpe sobre el suelo del Del Bosque. Y en el minuto 66 Maceiras adelantó al Racing de Ferrol. En ese preciso instante, la grada del Adarve se puso a cantar, y los lobos del Pilar agarraron el partido por el pescuezo. Después de unos minutos de asedio, Nicho, por aplastamiento, firmó el 1-1 en un córner. El Del Bosque y Víctor Cea querían la victoria y para ello añadió un nuevo delantero para su frente de ataque. Gianni, que había entrado de refresco, se adueñó del choque, y sobre sus botas versó el guion del encuentro. Berodia, Mateo y Héctor las tuvieron, pero esta vez no alcanzaron para la victoria, dejando al 1-1 campar en el marcador. 

 

El Adarve no pudo volver a sumar los tres puntos en casa, pero cuando jugadores y afición se miraron al terminar el partido, todos se marcharon contentos. Porque en el próximo duelo llegará la victoria, justo a la hora del lobo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo